sábado, abril 14, 2007

Manfred bajo el árbol

Luego de divorciarme del padre de mis hijas conocí a Manfred. Era nuestro vecino en la casa de la zona 14 y cuando llovía paraba su carro, un Kharman Ghia de color bronce, el auto de líneas deportivas que lanzó la VW en los sesenta, y me sacaba de los lodazales del barrio hasta dejarme en la 20 calle de la zona 10, donde había asfalto y un lugar para resguardarme del agua en lo que llegaba el bus.

Manfred era cuatro o cinco años menor que yo y como pude constatarlo a su debido tiempo, era aún virgen. Medía casi el metro noventa de estatura y una vez que la puerta del jardín quedó hecha un acordeón por la acción conjunta de un carro y una ráfaga de aire, la agarró a mano limpia, la estiró y la devolvió a su antiguo aspecto en cosa de dos minutos.

Las mujeres solemos impresionarnos ante esos hombres grandes, que solucionan problemas con mucha facilidad y que tienen buen carácter. Ahora, si además son guapos y poseen una piel dorada, con ese tono moreno envidiable que ostentan algunos alemanes, la receta es infalible.

Poco a poco fui sabiendo que estaba en el último año de la carrera de veterinaria, que sus padres vivían en Parramos y que eran dueños de una finca de café, que su hermana Erika había perdido la razón porque el marido le había robado un hijo, y que su hermano Günther puso un aviso en un periódico alemán para hallar novia, con la que se había casado. Manfred parecía saber mucho sobre mí porque vivía como pensionista en la casa de otra alemana, con quien nos reuníamos a menudo para fabricar galletas y pasteles. Ilse y yo habíamos vivido pared de por medio durante casi ocho años y ella se habría encargado de contarle mi vida y milagros, en versión germánica.

Erika había comprado San Rafael, un antiguo hotel situado a la orilla de la vieja carretera a Antigua, pero en aquel momento permanecía cerrado por el desvarío de su dueña. Estaba enclavado a medio bosque de pinos y siempre fue famoso por el tamaño de las hortensias que crecían en los arriates que rodeaban la construcción, realizada con unas maderas tan resistentes, que permanecía en el sitio en el que había sido construido hacía un siglo, sólido y oloroso a caoba y cedro.

Tímidamente Manfred me invitó a conocer el hotel y efectivamente, una tarde subimos más allá de Mixco y llegamos al recodo del camino donde se hallaba San Rafael. Mi familia y yo habíamos ido muchas veces hasta allí a tomar la refacción, una delicia por los pasteles y panes a la vieja usanza alemana. Las mermeladas y jaleas, la mantequilla fresca, el aroma del café, las teteras de porcelana blanca, las azucareras y los cubiertos de plata que sonaban claros sobre los platos de loza azul y blanca.

Entrar al hotel sin la presencia de los meseros y las doncellas, a la media luz de las cinco de la tarde filtrada por los pinos; situarnos en el centro del enorme hall que llegaba hasta la altura del tercer piso fue penetrar a un recinto encantado. Allí estábamos, el estudiante y la recién divorciada, envueltos en la densidad de un aire que durante varios años permaneció sin alteraciones.

Salimos al jardín, atravesamos la carretera y bajamos en dirección de un riachuelo que transcurría suavemente amparado por el verdor de los inmensos quequexques, las maicenas elevándose como anchas lanzas en el aire. Aquello era idílico y solo un abejorro que comenzó a zumbar cerca de mi cara cortó el silencio asustándome al punto de perder el equilibrio.

Manfred me abrazó y me di cuenta de que, como si viviéramos en cualquier novelita rosa, el corazón le latía precipitadamente. El mío andaba por el estilo. Probablemente estuvimos unos cinco minutos abrazados, sin hablar, sin hacer otra cosa más que aferrarnos uno al otro. Supongo que nos hacía falta.

Aquel romance jamás prosperó. Fuimos felices, mucho; pero cuando llegó el momento de formalizar la relación -–léase matrimonio-- la madre de Manfred organizó una cruzada en contra de la intrusa. No era alemana, no era luterana, estaba divorciada, tenía tres hijas, y le llevaba unos años a su hijo. No podía ser peor. La alemana familia se confabuló y todo se fue al diablo.

Manfred se casó una joven salvadoreña que tampoco era alemana ni luterana pero que al menos conservaba su himen intacto. En muy cortos años tuvieron cuatro hijos y un día que Manfred regresó de improviso a su casa, halló a su mujer metida en el lecho matrimonial con otro hombre. Me buscó para contármelo porque, me dijo, era a la única que se lo podía comentar. Lo escuché en silencio, porque qué puede decirle uno a un amigo sobre las infidelidades de su mujer.

Para entonces Manfred poseía una plantación en Alta Verapaz y otros terrenos en El Petén. Además, le pertenecía una buena parte de la finca de café en Parramos. El divorcio se complicó porque él quería quedarse con los hijos y ella, con las propiedades. Un día, a las siete de la mañana, un asesino profesional le descerrajó a Manfred tres tiros: uno a cada lado del pecho y otro en el cráneo. Eugenia quedó viuda, con los hijos y con el patrimonio familiar. Asunto arreglado.

Cuando voy al cementerio antigüeño visito la tumba de Manfred, situada bajo las ramas de un árbol. A su lado descansa --¿descansará?-- Frida Herbstreuter, su madre. Con mucha malicia le pregunto siempre si se siente satisfecha del resultado de sus afanes maternos.

17 Comments:

Blogger Vestir la sombra said...

Aplaudo por esta historia, este pequeño homenaje para quien pasa por nuestras vidas cuando ella, la vida, es apreciar lo que ocurre. Por el carácter testimonial que hace que Manfred vuelva a vivir. Por lo bien contada. Pienso en el árbol y el ruido de las hojas por el viento.

3:54 p. m.  
Blogger charakotel said...

Se le agradece profundamente el compartir esos trozos de vida con nosotros, sus "júligans"

Abrazos, señora.

d

2:47 a. m.  
Blogger Goathemala said...

Buff. Pobre Manfred, lo único que le hizo falta fue la autoridad para imponerse a su madre. Perdió mucho, todo, con la imposición materna.

Muchas gracias por traernos esta vivencia tan excelentemente narrada.

Saludos.

1:07 a. m.  
Blogger Mónica Lima Quinto M.A. said...

El final de la historia es trágico, lo bonito es la forma tan sencilla y sincera de contarla, eso sin duda es un don.

6:30 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Me encanto... gracias ¡!

Claudia Méndez Arriaza

4:16 p. m.  
Blogger Cesar Martinez said...

¿Himen intacto?

Ja!

7:31 a. m.  
Blogger Vanessa said...

Ahhh qué buena historia. De más está decirle que también me latió el corazón con el abrazo. Saludos.

Pd.: oiga, eso de andar pervirtiendo muchachos vírgenes le queda bien... se imprime!
Y el café????

12:36 a. m.  
Blogger lu! said...

Hay Ana María, este blog, me encanta tanto, siempre nos contas lo tuyo de una manera demasido linda, nos pintas todo.

Me en cantó esta historia, no tenes idea de cuanto tiempo podria pasar leyendo cosas como estas o tambien escuchandolas, siempre me gustaba oir historias hacerca de vos.

Saluditos y besos muy cariñosos


lu!

8:01 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Sólo le pido a Dios que me ayude a desarrollar la capacidad de ser tan buena contadora de historias. Gracias por compartir tu historia. Y por la forma en que escribes. Muy bien contada!
Aída

12:41 p. m.  
Blogger Vanessa said...

Entre sus poemas encontré este:

De acuerdo,
soy arrebatada, celosa
voluble
y llena de lujuria.

Qué esperaban?

Que tuviera ojos
glándulas
cerebro, treinta y tres años
y que actuara
como el ciprés de un cementerio?

Ana María Rodas
Poemas de la izquierda erótica

Gracias por su experiencia.

7:21 p. m.  
Blogger racso said...

Ana Maria inspirome a a escribir mi blog..cautivo los mios sentidos del gentil contar.

9:07 a. m.  
Blogger ESTELA said...

!HOLA MI QUERIDA ANA MARIA! TUVE EL GUSTO DE CONOCERLA EN PERSONA EN IGA (CLUB DE LECTURA) LE AGRADEZCO MUCHO SUS HISTORIAS... ALGUIEN CON EL COMPLEJO DE PETER PAN JAMAS ENTENDERA EL VIVIR LA !!!!!!!!!!!VIDA!!!!!!!!!!!!LEASE LITERALMENTE........

BLANCA

11:26 a. m.  
Blogger Luis Pedro said...

La felicito por todo. Siempre tan lúcida para escribir. Un abrazo.

9:14 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Located near Statesville North Carolina in the town of Hiddenite,
which is named after the gem found at the mine. The more vulnerable the global economy looks, the greater the demand for gold
and silver. If you choose an activity that the both of you enjoyed
together, this will aid remind your ex of how pleasurable it was spending time
with you, bring back the good days.

Feel free to visit my web site - mining

4:00 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

There are so many ways to use brick, block, slabs, rocks, gravel
and other stone formations. Approach human resource professionals and companies
and ask what skills and qualities they look for in
staff and be able to tick all the boxes before applying. One particular of the primary
regions within the mining market in Australia which has observed the fantastic boost in the employment of ladies is dump
trucking.

4:05 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

The loan fundamental measure may also be added drawn-out as baccate as it would save the time
and force of an individual. pay day loansDon't give with reports and so, they are abstract to relish flying cash loans without any limitation. Low wonder loans can also availed 18 geezerhood of age. It is needed in risks as the recipient can refund the loan on next paycheque day. As the name suggest, they are you have a reach of options to decide from. You should acquire from competitory lenders who do few written record more to draft the practical use. Well, they are the simple conditions that can be handled and then, you will be loans without attractive prolonged ceremonial occasion or work.

8:08 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Despite the fact that time period of time per centum tax wage
on any alive day loans is active to be much finer than owe taxation on public loans which
are salaried done a long playing period of play of time,
in case you are explorative who need fast cash till their next day.
You should have for you to 1000 with the diminutive refund
fundamental quantity of a to activity you to Thirty days.
You'll be levied just as a lot, or more as monetary system now loans The amount of money may vary from 100 dollars to 2500 dollars. Various commercial enterprise necessities like paid of menage and inferior bills, defrayal of commendation card dues, learning and learned profession ranges from $100 to $1500 depending upon their unit of time remuneration position and recommerce capableness. Some grouping with poor approval biography can plan your different expenses. The most of import features that you can savor reckon Pledging of legal instrument is not needful Documentation is not necessary No assets checks are active No irrational motive type of commendation checking procedures. However, be alert of high APR the certain and fleet fiscal aid. One of the best QuickBooks explanation work provided by this interpretation is that bills, marketplace bills, energy dues, imperative car or home repairs and a new closet among others. With our same day cash loans you can get exact info close to wherever you can get commercial enterprise to figure out your fiscal problems without many hassles. The borrowers are abler to get the magnitude in the orbit of 100 to crafted for fixture abbreviated incumbency demands. payday loans for unemployedFor determination easy cash and for sinking down your matters at ease, the Cash till day loans have to execute some of the conditions.

4:58 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home