domingo, octubre 15, 2006

Reiterada infelicidad

Una amiga ha escrito sus memorias --en vez de memorias había puesto memes, las palabras traicionan-- y las dedica a un único tema: lo infeliz que ha sido en su vida. El libro en sí mismo pareciera ser un tratado de la desventura de una mujer nacida en el siglo XX en Guatemala.

Es cierto que se refiere a marido y amantes, pero solamente para sacar a asolear las vivencias dolorosas de tales relaciones. Es cierto que habla de viajes, pero solo para poner de manifiesto lo mal que se ha sentido en aviones, ciudades desconocidas, aeropuertos y otros sitios.

Me parece que podría haberse ahorrado el trabajo de ir rebuscando en la memoria. O tal vez tenía que sacar esos recuerdos para exorcizarlos de una vez. A lo mejor de ahora en adelante podría ser feliz. A lo mejor su felicidad es, justamente, el sufrimiento.

Poco dice de sus hijos, y los hijos suelen ser fuente de alegría. De preocupaciones, sí, pero sobre todo de alegría. Nada habla de sus alumnos, que al igual que los hijos, ofrecen múltiples oportunidades para sentir afectos y aprender de ellos.

Poco o nada relata de las deliciosas relaciones amorosas, que surgen y desaparecen como todo en este mundo. Solo un constante lloriqueo sobre las pérdidas que ella misma anota como sucesos similares en el tiempo.

Salpicadas, por aquí y por allá aparecen unas cuantas experiencias dichosas, que por supuesto, van a morir en el drama que les sigue. A mi amiga no le dio tiempo de subirse al tren del feminismo porque de lo contrario se habría fijado en la gran libertad de que ha gozado. Libertad que le permite exteriorizar sus vivencias, buenas o malas, y dejarlas en blanco y negro.

3 Comments:

Blogger Vanessa said...

Nunca me voy a olvidar de algo que dijo Gabo cuando sacó sus memorias. Fue algo así: uno cuenta la vida como la recuerda. Y yo le agregaría que uno la recuerda como la vive. No son las cosas malas las que nos hacen desdichados, sino las formas equivocadas de asimilarlas.

Pd: dígame de quién son las memorias... suena interesante enterarse de tanta desdicha!!!

10:19 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

quizás, precisamente, necesitaba escribir lo malo para exorcisarlo...

y bueno, al menos, para eso, escribir de sueños frustrados y experiencias difíciles inicié yo mi blog.. incluso uno hasta por recomendación de sicóloga...

Me inclino por lo que dice Sábato en esa nobleza de la literatura de adolescentes conflictivos y no reciprocados en el amor: El Túnel: "vivir consiste en construir futuros recuerdos", y si esos recuerdos son sólo de sfurimiento, quizás porque en ellos se ha sentido más el privilegio de vivir.

10:31 a. m.  
Blogger Juan Chapin said...

Seguramente ha leido las memorias de Margarita Carrera.

11:29 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home